«En las horas de la lucha sé mi consuelo,
y al dejar esta vida llévame al cielo».

Desde la serena perspectiva de la fe cristiana, la comunidad salesiana Sagrado Corazón de Jesús comunica a todos sus amigos y conocidos el fallecimiento del salesiano sacerdote don Guillermo Navarro González.

Natural de Tejeda, don Guillermo ha fallecido en Las Palmas de Gran Canaria en la tarde el día 7 de febrero de 2.019, a la edad de noventa y dos años, confortado con los auxilios de la fe cristiana y culminando, con la aceptación de su muerte tras 74 años como salesiano y 65 de sacerdocio, una vida de total entrega a Dios y a los jóvenes.

La capilla ardiente ha quedado instalada en la sala 108 del tanatorio de San Miguel (calle Aldea Blanca 3, Urbanización Industrial Las Torres). El sábado día 9 de febrero, a las 11.00 de la mañana, procederemos a la inhumación de sus restos en el cementerio de San Lázaro. Y el martes día 12 de febrero, a las 8.00 de la tarde, nos congregaremos para celebrar la eucaristía, misterio pascual de Cristo, en nuestra parroquia de Santa Catalina de Alejandría.

 

Perfil biográfico

Don Guillermo Navarro nació en Tejeda (Gran Canaria) el 15 de octubre de 1926. Conoció a los salesianos por mediación de don Antonio Espinosa, quien lo animó en los primeros pasos de su vocación. Profesó como salesiano de Don Bosco el 16 de agosto de 1944 en San José del Valle (Cádiz) y, tras los años de tirocinio práctico en Antequera y los estudios teológicos en Carabanchel Alto, recibió la ordenación sacerdotal el 28 de junio de 1953.

Licenciado en Geografía e Historia por la universidad de La Laguna, ejerció labores de profesor de historia y de lenguas clásicas, además de catequista, prefecto, director pedagógico y párroco. También prestó sus servicios en la Escuela de Magisterio de la Iglesia, en Córdoba. Pero su verdadera pasión siempre estuvo ligada a las islas Canarias, donde permaneció durante las últimas décadas de su vida, a caballo entre La Orotava y Las Palmas de Gran Canaria.

El deterioro en su salud se había venido acelerando en los últimos meses, hasta que una parada cardiorrespiratoria ha terminado con una vida entregada a Dios y a los hermanos.

Descanse en paz.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies