Parroquia de María Auxiliadora

En el corazón del Barranquillo

La transformación del barrio del Barranquillo Don Zoilo comenzó con la construcción de la nueva iglesia de María Auxiliadora de la mano del siempre recordado don Eduardo Villar Reina.

Este salesiano, trabajador incansable, ya desde 1954 tenía en mente la idea de que el barrio tuviera su propia parroquia, tras un largo y maravilloso trabajo pastoral por las calles del Barranquillo durante largos años.

Fue finalmente en 1961 cuando por fin su sueño se hace realidad, con la inauguración y bendición de una nueva pero humilde iglesia en la plaza del barrio y construida en el mismo solar donde celebraba misa al aire libre.

El 12 de febrero del mismo año se traslada solemnemente la nueva imagen de María Auxiliadora al templo, bendiciéndola y celebrando ese día monseñor Pildaín, obispo de Canarias.

En 1992 la iglesia de María Auxiliadora es erigida canónicamente como parroquia por decreto del obispo de Canarias, monseñor Ramón Echarrén, que entra en vigor el 1 de enero de 1993. Con todo, la estrecha vinculación con la parroquia matriz de Santa Catalina se mantiene, tanto por la constante atención que los párrocos salesianos le han prestado incansablemente como por la profunda relación establecida entre los feligreses del Barranquillo y los de Ciudad Jardín. Los párrocos desde entonces han sido los salesianos don Gregorio Santana, don Jaime Gil, don José Carmelo Pulido y don Ángel María Muñoz.

Entonces y hoy la parroquia de María Auxiliadora tiene una atención pastoral muy cercana y atenta a las necesidades del barrio.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies