No eran bodas de platino ni tampoco de diamante. Pero sesenta y cinco años de sacerdocio –los que hoy ha cumplido don Guillermo Navarro González– bien merecen ser celebrados. En la fraternidad e intimidad de la comunidad salesiana.

Corría el año 1953 cuando treinta y dos salesianos de las inspectorías Bética (España sur) y Céltica (España meseta y norte) recibían el sacramento del Orden sacerdotal por la imposición de manos de monseñor Ricote. Era, como hoy, la víspera de la fiesta de los santos apóstoles Pedro y Pablo, y el obispo auxiliar de Madrid-Alcalá se desplazaba a la iglesia de las Hermanas del Santo Ángel, en Carabanchel Alto, para consagrar sacerdotes a este grupo de salesianos.

De aquellos dieciséis salesianos de la inspectoría Bética hoy permanecen al pie del cañón cuatro: Antonio María Calero de los Ríos, destinado actualmente en Sevilla-Colegio Mayor; Miguel Aragón Ramírez, de la comunidad salesiana de Córdoba, Vicente Martín Borrego, de Pozoblanco (ordenado por razones familiares unos meses antes), y Guillermo Navarro. La casa salesiana de Las Palmas hace extensiva su felicitación a todos ellos, verdadero ejemplo de una vida ya nonagenaria, entregada día día a la formación de jóvenes y adultos en el seno de la Iglesia.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies