Con el final de curso llega tradicionalmente el anuncio de la configuración de las comunidades salesianas en cada localidad. Los salesianos religiosos, en virtud de su disponibilidad y obediencia, son destinados a cualquiera de las presencias salesianas donde hay una comunidad, en la viven y trabajan manteniendo vivo el espíritu de Don Bosco en medio de los jóvenes y de tantos seglares con los que comparten carisma y misión.

De este modo, el próximo curso 2019-2020 dos salesianos que han compartido los últimos años de su vida en Salesianos Las Palmas volverán a la península, a nuevos destinos y responsabilidades.

Ángel María Muñoz Vázquez, párroco de María Auxiliadora (Barranquillo Don Zoilo), ha sido destinado por los superiores a la ciudad de Sevilla, concretamente a la casa salesiana Jesús Obrero, en el popular barrio de las Tres Mil Viviendas, donde ya estuvo con anterioridad. Se trata de uno de los barrios más deprimidos de la capital andaluza, donde los salesianos se empeñan a diario en sostener una presencia popular, sencilla y alegre a través de la Fundación Don Bosco y de la acción social que lleva a cabo la parroquia.

Por su parte, Miguel Ángel Moreno Nuño, coordinador de Pastoral Juvenil de esta casa salesiana durante los últimos cinco años, vivirá los próximos en Madrid en la comunidad salesiana San Francisco Javier, que atiende la Procura de Misiones, afanado en los estudios de especialización teológica y filológica.

A ambos les agradecemos su dedicación y empeño en los distintos sectores de la misión salesiana durante los años que han pasado en Gran Canaria, a la par que les auguramos un buen servicio en cuantas tareas emprendan en un futuro inmediato.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies