Quien quiera conocer las costumbres y el estilo de vida de los antiguos faraones ya no tiene que viajar hasta El Cairo o a Museo Egipcio de Turín. Y ni siquiera necesita acercarse al Museo Canario, en Vegueta, quien desee conocer a cómo vivían nuestros ancestros canarios, guanches o majos. Basta con que lo pregunte a alguno de los alumnos de 2.º ESO, o mejor, ¡de Educación Infantil! Unos y otros, juntos, han participado durante la última semana en un taller de arte y cultura prehistórica, realizado de forma transversal entre las dos etapas educativas, en el que los propios alumnos han sido los protagonistas, y los más mayores han enseñado a los pequeños cómo vivían nuestros antepasados. «También buscamos –nos confiesa Ignacio González, profesor de Ciencias Sociales– que los alumnos de 2º ESO descubran una posible salida profesional y los alumnos de Infantil se acerquen a la Historia de una forma amena».

 

Así, el Creciente Fértil ha estado presente representado en las figuras de dos nómadas como Abraham y Sara, que se han paseado por las aulas de 2.º ESO. Al patriarca bíblico y a su esposa los ha acompañado un faraón, en forma de momia, que ha hecho las delicias de los chicos. Aunque –todo hay que decirlo– a alguno le ha dado un poquito de miedo… Tampoco han faltado, en un triple salto mortal en el tiempo, los cazadores venidos de las cavernas que salían a la caza de un oso para alimentar a su tribu.

Los alumnos se han acercado, de este modo, a diferentes aspectos artísticos de la Prehistoria y de la Historia Antigua: fabricando ellos mismo piezas de cerámica y palpando como eran los tejidos en el Neolítico; han conocido, a su escala, las estructuras megalíticas, los zigurats en Babilonia y las pirámides en Egipto; el origen del alfabeto, la acuñación de monedas, etc.

Para que la actividad no quede en un mero recuerdo puntual, al terminar los alumnos de Infantil se han podido llevar a sus clases un recuerdo del taller: un dibujo, un barco, algunas monedas, una pirámide. Quizá algún día, dentro de ocho años, cuando pisen de nuevos estas aulas, recuerden que un día aprendieron a valorar más el mundo antiguo gracias la complicidad de sus «amigos grandes» de la ESO.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies