Los que vivimos y convivimos en una casa salesiana sabemos que es un lugar de puertas abiertas, de entradas y de salidas, de bienvenidas y despedidas.

Dice la RAE que vivir es “pasar la vida o parte de ella en un lugar determinado” y convivir “vivir en compañía de otro u otros”. Se queda muy corta la RAE. Vivir y convivir tienen una dimensión mucho más amplia, casi infinita.

Tomamos decisiones juntos, nos alegramos de las buenas nuevas, cometemos errores, nos acompañamos en las penas, nos enfadamos y hacemos las paces, nos pedimos perdón, reímos, hacemos mucho ruido y rezamos juntos, confiamos, desconfiamos y sobre todo nos querernos un montón. Todo eso y mucho más es vivir y convivir.

Hace 23 meses comenzaba un nuevo proyecto de comunicación en nuestra casa que ha ido creciendo y afianzándose con sus aciertos y sus errores, como en todo camino recorrido, pero a fin de cuentas satisfechos de los pasos emprendidos.

Hoy termina una etapa en la comunicación de Salesianos Las Palmas pero continúa con la fiel convicción de lo aprendido y las fuertes bases que hemos ido construyendo.

Gracias por tu pasión por la comunicación, la tenacidad y el trabajo bien hecho.

¡Cura ut valeas Miguel Ángel!

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies