Cien familias de Salesianos Las Palmas viven en estas semanas unos días especialmente bonitos. Durante tres sábados del mes de abril, sus hijos van a celebrar la «primera comunión» o, como aquí empezamos a decir, van a celebrar por primera vez la eucaristía. Y esta distinción no es baladí…

En efecto, durante los sábados 7, 14 y 21 de abril se sucederán hasta un total de ocho turnos de celebraciones en la parroquia de Santa Catalina de Alejandría. La casi totalidad de los alumnos de 4.º curso de Ed. Primaria del colegio salesiano, y una treintena de niños procedentes de otros centros de la ciudad –todos feligreses de la parroquia– se sentarán por vez primera a la mesa de la eucaristía con los cristianos adultos en la fe.

 

Un planteamiento distinto al tradicional

Hoy, tras un largo camino, los niños celebran el sacramento de la eucaristía no como el punto final de una formación catequística que tiene como meta la «primera comunión». Hace ya cinco años, el Equipo de Pastoral de la casa salesiana, con el anterior director –don Gustavo Martagón– a la cabeza, inició un proceso de integración de los tradicionales grupos de catequesis en el Itinerario de Educación en la Fe, de modo que los niños y sus familias inician un largo camino que se prolonga más allá de la «primera comunión». Los niños, adolescentes y los jóvenes siguen viniendo cada viernes a formarse en la fe de la mano de los animadores del Centro Juvenil Confeti.

En ese largo camino de formación –en muchos casos hasta ocho y diez años, o incluso más– se van secuenciando los sacramentos de la iniciación cristiana. Hay niños, los menos, que vienen sin bautizar: antes de la primera eucaristía se les admite al primero de los sacramentos. Otros, en cambio, no pudieron acercarse a la eucaristía «en su momento»: a lo largo del proceso se busca un momento oportuno y reciben la eucaristía por primera vez. «Este mismo año un par de chicos ya mayorcitos –¡de 4.º ESO!– recibieron la eucaristía por primera vez en la Misa del Gallo, en Nochebuena. ¡Y tan felices!», recuerda con agrado Miguel Ángel Moreno, coordinador de Pastoral de la casa salesiana grancanaria.

Igual sucede con la Confirmación: no tiene un momento en el que celebrarse necesariamente. A partir de 4.º ESO se invita a los chicos que participan habitualmente en los grupos a recibir el tercero de los sacramentos de la iniciación cristiana. Unos se confirman ese año, otros lo posponen a los cursos de Bachillerato o a la universidad… cada uno según su preparación y con el acompañamiento y discernimiento de la comunidad cristiana.

En consecuencia, este planteamiento se opone frontalmente a la existencia de la «catequesis de primera comunión» o de los «grupos de confirmación». Y tiene otra gran virtud: la gran mayoría de los niños continúa de forma natural su proceso formativo al año siguiente, divirtiéndose y aprendiendo a ser cristianos en los grupos de fe del Centro Juvenil Confeti.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.Más información

ACEPTAR
Aviso de cookies